Generaciones conectadas, aprendiendo juntos.

Las comidas o reuniones familiares a las que acudimos en casa de los abuelos en ocasiones distan mucho de conseguir el propósito por el cual se organizan: La convivencia entre los familiares.

Es verdad que podemos llegar y saludar e incluso comenzar alguna charla; cómo nos fue durante la semana, si ha estado haciendo calor, frío, pero pasados unos minutos, poco a poco el silencio se va haciendo presente, sobretodo entre los miembros de las nuevas generaciones, y es entonces cuando de manera repentina, ahora prevalecen ruidos extraños, pero a la vez muy familiares. Son los sonidos de mensajes llegando al celular, de los textos que se están enviando o incluso algún video que alguien está viendo.

Podemos ahora ver que los juegos entre los más pequeños son cada vez menos frecuentes, pues a veces son entretenidos solamente con videos, juegos y series de sus personajes animados favoritos. Los que están en edades escolares hasta adolescentes, aunque se encuentren juntos en la misma sala de estar, en lugar de estar platicando, conviviendo o comunicándose entre ellos, cada uno está en su mundo dentro de su teléfono celular. Y por su parte, los abuelos y adultos mayores, lo único que perciben es el silencio, falta de atención y lejanía de su propia familia.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Creo que depende mucho de cada familia, y una opción que tenemos es conectar las generaciones usando la tecnología. Hace algunos días recibí de parte de una amiga un artículo que había escrito su hijo. Mostraba cómo a través del uso de la tecnología estaba conviviendo más con su abuela. En este artículo, su niño de 10 años, quien es activista del uso positivo de las redes sociales, ha llegado a tener un aprendizaje de una persona que casi no hace uso de su teléfono celular, su abuela. Para lo único que lo utiliza es básicamente para leer el periódico, el resto del tiempo o lo olvida en algún lugar o está sin batería. Por su parte, el niño no tiene un teléfono para su uso personal, las redes sociales que utiliza son en conjunto con su mamá y el tiempo que está utilizando la tecnología es para elaborar contenido para su página de internet digcitkids.com, donde fomenta la ciudadanía digital a través de conexiones y actividades positivas que llevan a cabo niños alrededor del mundo, además de tener su cuenta de Twitter @currancentral junto a su mamá.

Curran Dee y su abuela

Todo esto lo platicó con su abuela, y la respuesta de su abuela fue enseñarle que a pesar de que la tecnología es algo bueno, ella prefiere que las conexiones entre personas sean frente a frente y dedicando tiempo. Es decir, estando presentes y atentos a la convivencia con quien se está en ese momento, tal como lo estaban ellos en ese instante. A fin de cuentas, el aprendizaje es un intercambio, por su parte las nuevas generaciones tienen mucho que aprender de los abuelos y los abuelos a su vez, tienen mucho que aprender de las nuevas generaciones.

Algunos consejos que pueden promover la convivencia:

  • Se puede tener un lugar designado para dejar los teléfonos o dispositivos cuando llegan a casa de los abuelos.
  • Dejar el teléfono celular en un lugar apartado cuando estés con alguien, dedícale el tiempo que se merece, escúchale y lleva a cabo una conversación.
  • Planea actividades diferentes donde se involucren la mayor parte de los miembros de la familia, por ejemplo, juegos de mesa.
  • Pregunta a tu abuelo o abuela lo que le gusta hacer y enséñale lo también usando la tecnología puede hacerlo, por ejemplo, dibujar, platicar con amigos que estén en otras ciudades, visitar museos, aprender nuevas recetas de cocina, incluso escribir y tener su propio sitio de internet.
  • Enseñarle a los abuelos que a través de sus teléfonos y el uso de internet pueden disfrutar de su música preferida y cómo pueden hacerlo fácilmente.
  • Incluso puedes darle de alta una cuenta en alguna red social donde pueda compartir sus experiencias y conectarse con amigos.
  • Disfruta esos momentos y compártelos.

Internet, las redes sociales y la tecnología no tienen por qué separar a las familias, depende de nosotros el uso que le demos… en nuestras manos está el desconectar o conectar generaciones.