¿También los adolescentes hablan de ciudadanía digital?

Hace algunos días, mi hija adolescente tenía como tarea escolar redactar un escrito sobre alguno de los temas que les dieron a elegir en su salón, para posteriormente aprenderlo y presentarlo en clase de oratoria frente a sus compañeros de grupo.

Los temas eran variados, desde personajes históricos hasta entretenimiento y deportes, pasando por la temática de actualidad por excelencia… tecnología, redes sociales e internet. Finalmente eligió realizar su tarea con el tema: “Consecuencias del uso inmoderado de las redes sociales”.

Después de platicar un poco conmigo para darse ideas de lo que sería buena idea incluir en su trabajo, terminó por escribir algo que realmente me sorprendió y por ello quiero compartirlo, pues considero que todos los adolescentes a pesar de dominar el uso de variadas redes sociales, aún no dominan la idea de estar conscientes del gran poder y responsabilidad que conlleva el utilizarlas. A final de cuentas, todo lo que subimos a la red, permanece, va formando parte de nuestra huella digital y depende de nosotros si es algo negativo o bien, si lo hacemos de manera positiva, creativa y con el propósito de inspirar a otros.

A continuación comparto el texto escrito en dicha tarea:

Consecuencias del uso inmoderado de las redes sociales

“Ventana al mundo o puerta a la privacidad.”

Actualmente vivimos en un mundo que está en constante cambio. Muchas veces no nos damos cuenta de eso. Estamos más conectados que nunca. Podemos conversar con personas desde el otro lado del mundo. Las redes sociales nos abrieron una puerta al mundo de la modernidad. Sin embargo no nos damos cuenta de nuestras acciones, no sabemos qué todo lo que hacemos en cualquier red social tiene sus consecuencias.

¿Qué hacemos en redes sociales?

Es tu decisión si lo que hagas tenga un resultado positivo o negativo en el mundo. Normalmente, en un día como cualquier otro, llevamos a cabo un muchas de acciones en las redes sociales. Acciones positivas tales como platicar con nuestros amigos, tomar fotografías, preguntar por la tarea, estar al pendiente de las noticias y artistas favoritos, buscar recetas de cocina y muchas otras cosas más. Y negativas como burlarse de personas, publicar comentarios con el propósito de ofender en publicaciones de otras personas, aislamiento de la vida real, mentir en nuestro perfil, nos distrae de nuestras responsabilidades e inclusive provocar un problema físico con nuestro cuerpo.

Usamos tanto las redes sociales, como Snapchat, Instagram, Whatsapp, Twitter o Facebook, que ni siquiera convivimos con nuestros familiares o nos damos cuenta de el tiempo que estuvimos conectados. Estamos más preocupado en nuestra vida virtual que en nuestra vida real. Nos estamos olvidando de la importancia que es vivir las experiencias de forma real y tangible, de la convivencia familiar o disfrutar nuestros alrededores. Se puede decir que nos estamos deshumanizando. Olvidamos de que todas nuestra publicaciones se quedan guardadas y forman parte de nuestra huella digital. Pero, ¿qué es una huella digital? Son todas nuestras actividades, acciones, comunicaciones y datos que vamos dejando en internet. Es importante por que es parte de nuestro historial que tanto universidades como empresas en un futuro no muy lejano la usarán para conocer de nosotros un poco más. Una manera sencilla de saber qué tipo de huella digital estamos dejando es buscarnos en Google.

Muchas veces hasta herimos a otras personas y olvidamos que ellas son personas detrás de una pantalla y merecen respeto como cualquier otro ser humano. Publicamos cosas falsas que no reflejan cómo somos en realidad.

Debemos de encontrar un equilibrio en nuestra vida virtual y aprender a ser ciudadanos digitales, es decir usar la tecnología de manera sana, positiva, creativa y responsable. Tú tienes el poder de decidir si tus acciones y tu tiempo en las redes sociales causan un cambio positivo o negativo en el mundo.

Por ejemplo, un niño llamado Curran Dee de doce años fundó su propia compañía llamada DigCit Kids. Esta compañía tiene el propósito de buscar niños y jóvenes que utilicen las redes sociales de manera positiva para generar un cambio para un mundo mejor.

Es tu decisión, ¿causarás un cambio positivo en el mundo?